Un mal jefe es identificable incluso en una entrevista